miércoles, 30 de marzo de 2011

El PP y ETA como índice macroeconómico.

La crisis nos ha hecho a la fuerza a todos expertos macroeconómicos. La inflación, deflación, el déficit o el superávit ya no son secretos para el común de los mortales. Incluso para aquellos que lo estudiamos en la carrera estos conceptos han subido fuertemente en el índice de cotidianidad. Sin embargo, siguen encerrando cierta dificultad. Discutimos si el índice de exportaciones ha subido, si la situación de nuestra balanza comercial ha mejorado... y poco a poco vemos como la economía remonta.

Pero, ¿sabéis qué? Hay un índice mucho más claro, más sencillo y que además no falla sólo hay que medir el número de veces que el PP saca el tema de ETA, cuánto más lo cita, cuánto más falta al Gobierno, cuánto más duda del Estado de Derecho.. de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, cuanto más duda de la firmeza y de los éxitos de la sociedad contra la lacra terrorista, significa que la economía mejor va.

Es triste, pero es así, y se sacan faisanes de la chistera y se hacen eco de la tesis que Mayor Oreja nunca ha abandonado y salen a relucir los comentarios de Aznar y del que fue su jefe de comunicación... y lo hacen porque ven que la mala situación económica ya no les garantiza su único objetivo, llegar a la Moncloa.

Tan triste y tan rastrero como suena. Así que entendamos bien esta deslealtad a la que nos tienen acostumbrados y pongamos el traductor simultáneo cuando escuchemos alguna de estas barbaridades. Traduzcámoslo y escuchemos aquello de "la cosa remonta, las medidas dan resultado"... porque lo cierto es que podemos esperar sentados a que a esta derecha le llegue algún día el Sentido de Estado.

martes, 29 de marzo de 2011

No es lo mismo. Del copago...

El PP ha trazado una estrategia para intentar llegar a La Moncloa, consiste en estar escondidito debajo de una mesa con los dedos cruzados para que "la cosa" no mejore y así, sin haber propuesto nada llegar al objetivo por descarte. Día a día vemos como algún dirigente suelta uno de sus remedios universales: "Pues... para acabar con la crisis... hay que crear empleo". Efectivamente, pero cómo.. Pues... creando empleo y así, podríamos echar el día y las semanas que vendrán porque están programados para no decir nada más.

Sin embargo, hay días que tienen las defensas bajas y, hombre, yo lo entiendo... estar todos los días hablando sin decir nada debe ser muy complicado. Así que de vez en cuando a alguno del PP se le escapa algo y el resto de compañeros piensan aquello del... "por qué no te callas". El último ha sido el gran presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel.

Ayer mismo, este buen hombre decía que "el coste de los servicios de la Sanidad y la Educación no pueden ser soportados por el presupuesto de una región o de una nación" Afirmando que tenían que ser los ciudadanos quienes asuman parte de los costes... como si la parte que paga el estado no saliera del bolsillo de los ciudadanos!

Y entonces vuelve a sonar el run-run del copago y vuelve a salir a escena el programa oculto del PP, el programa que consiste en recortar las prestaciones sociales, en aplicar recortes sociales, en tocar la educación, la sanidad, los pilares básicos de ese estado del bienestar que nunca les terminó de convencer por mucho que diga la Constitución.

Por cosas como esta no somos iguales porque nosotros creemos en el Estado del Bienestar por encima de todas las cosas, porque en tiempos de crisis no se han tocado las becas para estudiantes, porque lejos de reducir derechos nosotros avanzamos en ellos. Porque nosotros tenemos claro que no es justo que no pague más quien más tiene sino quien más enfermo está.

Los avances sociales en este país tienen nombres y apellidos, las pensiones no contributivas, la sanidad universal y pública, la educación, las becas todo tiene nuestro sello y la contra del PP y ahora el PP tiene la excusa perfecta para coger una goma de borrar y suprimir todos esos avances, "que son demasiado caros". Efectivamente, la democracia puede que sea "carísima" pero yo no la vendo por todo el oro del mundo.

Esto es una buena parte de lo que nos jugamos el 22 de mayo. No somos iguales y... el día 23 podremos darnos cocotazos contra la pared pero... ya no habrá marcha atrás. Si no, recordemos qué pasó con la gratuidad de los libros de texto en Galicia. A los hechos me remito Señoría.

miércoles, 23 de marzo de 2011

A sumar.

Aquí va una entrada desde el corazón, porque esto que os voy a decir sólo sé contarlo de una manera.

Hoy recibí una llamada de esas que te conmueven, me decían que mi Partido, mi Alcalde contaba conmigo para ir en las listas que se presentan a las elecciones municipales del 22 de mayo. Me he emocionado.

No es ningún secreto, vivo en Madrid desde hace dos años y medio. Las circunstancias rigen la vida pero siempre hay cosas que elegimos nosotros. Mi militancia sigue en Vigo, porque es mi ciudad, porque ahí vive la gente que quiero y porque pese a todo lo que he viajado por España adelante mudanza en mano yo soy viguesa y ese es mi destino final. Y este es un punto que hace que me conmueva más.

A veces lejos, a veces cerca, lo que sí es cierto es que no ha habido ni un sólo día que quitara el rabillo del ojo de Vigo. Ni un día que no leyera el Faro y ni un día que no leyera La Voz. Ni un foro donde no me mostrase profundamente orgullosa del magnífico trabajo que nuestro equipo de Gobierno y Abel Caballero, Alcalde a la cabeza estaba haciendo. Y lo digo, porque lo pienso, porque son un ejemplo y un orgullo.

Y hoy estoy aquí, delante de este ordenador, con los ojos todavía enjugados en lágrimas dispuesta a aportar todo lo que tengo, no sé si mucho o poco, pero todo. Profundamente agradecida y orgullosa. Sabiendo que conlleva una enorme responsabilidad que asumo y agradezco.

Soy una de las 27 personas más afortunadas de Vigo, en un gran proyecto, con grandes compañeros, con grandes metas, con grandes hechos a nuestras espaldas y mucho futuro por seguir construyendo.

Hoy, más que nunca, a sumar.

lunes, 21 de marzo de 2011

Las multas del 110.

Hace un par de semanas hablaba por aquí de la demagogia que trajo consigo la medida de los 110 kilómetros por hora. Fue una entrada polémica con bastantes comentarios y con muchos contra-argumentos que hoy caen por su propio peso. Esto nos demuestra algo, que el tiempo al final pone a cada uno en su sitio.

Hoy leemos en la prensa este titular Las denuncias de radares caen un 62% en la primera semana de 110 por hora y, no puedo evitar, que me retumben en la cabeza las frases de González Pons, de Cospedal, de Soraya SS o de Esperanza Aguirre... aquellas grandes perlas en las que veían multas por todas partes, en las que se acusaba al Gobierno de tener un incontrolable afán recaudatorio más y más mentiras.

Sólo que estas mentiras son diferentes a las de todos los días, el tiempo dará la razón a Zapatero y llegará un día en que no encontremos palabras bastantes de agradecimiento por haber tenido el valor de tomar las medidas que tomó y por ser capaz de anteponer los intereses del país a sus propios intereses. Pero para eso hace falta tiempo. Sin embargo, esta es una medida a corto plazo y de duración definida, sus efectos se iban a ver pronto. El ahorro en el combustible se mide con datos certeros, consumo, y las multas son datos públicos era evidente que este zarpazo iba a llegar.

Hoy desayunamos con el dato de que sólo se han puesto 2.082 denuncias frente a las 5.500 que de media se hubieran puesto, es decir, un 62 por ciento menos. Así que toda la teoría conspiratoria y la imagen de Rubalcaba con colmillos ensangrentados de la sangre de los pobres conductores se ha caído por su propio peso.

Y ahora es cuando el PP debería salir arrastrándose y pidiendo disculpas pero.. es algo que no va a pasar. Sinceramente, me conformaría con que aprendieran la moraleja y dejaran de hacer demagogia y populismo barato a la caza de un par de votos

jueves, 17 de marzo de 2011

Despierta

Internet es una maravilla. Hace unos años, tú escuchabas un anuncio en la tele, te gustaba la música y te pasabas el resto de tu vida rememorando lo mucho que te gustaba aquella canción de aquel anuncio. Hoy, la buscas en Google y.. voilá ... Me parece maravillosa!!

Míralos que guapos y qué tiernos
no saben que han estado ciegos
miralos que monos dormiditos
no entienden lo que se han perdido.

Son carne de cañón, perezosos a granel
dejándose llevar
mentes sin usar ni agitar
van siempre por detrás siempre del redil
almas de cordero lechal

ai....

Hay gente más despierta hay gente más abierta
hay ganas de empezar...


Escúchala aquí.

Mi madre es una artista.

Mi familia tiene un algo de artista, os lo digo yo. Todo es cuestión de que nos dejen tiempo para desarrollarlo.

Además el tema va por épocas... mi madre y yo hacemos un poco de todo, un día pintamos (yo a carboncillo y ella a acuarela), otro día a mi se me da por la papiroflexia, por tallar palillos de los chinos y hacer pinchos del pelo, decoramos horquillas o... como a mi madre esta vez, por hacer broches para la solapa y, no me digais que no son unas auténticas preciosidades!!



Así que hoy esta entrada se la dedico a ella, porque es una artista y se lo merece!

martes, 15 de marzo de 2011

Entre el error y la soberbia.

Todos tenemos derecho a equivocarnos. Sin embargo, como todo en la vida, las equivocaciones tienen grados y niveles, no todas son iguales y no todas se arreglan igual.

La semana pasada vivimos una de esas perlas, un hombre muy querido entre la población madrileña, el Consejero de Transportes José Ignacio Echeverría, le dio un motivo más a la sociedad para fundamentar este inestimable aprecio que siente por él. Cometió, según sus palabras "El mayor error de su vida política" negar la existencia del metrobus.

Y os pongo el video, porque realmente hay que verlo, la chulería con la que le responde un.. "yo creo que no existe y si existe.. pues nos vamos todos"



Lo más grave no es que no sepa que títulos de transporte hay disponibles en esa red de la que él es encargado, ni siquiera lo más grave es que para subirlo bien que se acuerda que en sólo dos años ha pasado de 7.40€ a 9 y ahora a 9.30€ lo más grave es que aquí no pasa nada.

Lo más grave es que tiene a su izquierda al Gobierno de la Comunidad de Madrid, con su presidenta Ipad en mano a la cabeza, riéndole la gracia sin que ninguno de ellos cayera en la cuenta de la barbaridad que estaba diciendo.

Amigos, yo puedo entender las equivocaciones pero no puedo perdonar esta soberbia. Este hombre no ha cometido un error, este hombre ha insultado ya no sólo a Modesto Nolla y al Partido Socialista sino a los millones de ciudadanos que día a día utilizamos el metrobus para ahorrarnos aunque sólo sean siete céntimos en cada viaje.

Los errores se asumen, se disculpan y se olvidan. La soberbia no. Esa es la diferencia, estos son los comportamientos que hacen que muchos ciudadanos se alejen de la Política y estos son los comportamientos que no podemos tolerar.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Notre Dame

No sé si os había dicho que pinto... pues sí, pinto (o al menos lo intento). Y esta es mi última obra así que para que esto sea un poquito más variado, os dejo una fotito.

martes, 8 de marzo de 2011

8 de marzo. Zarpazos de realidad.

Probablemente, de pequeña era un ser bastante incordioso. Por alguna razón, quizá la genética, cuando tenía once años le replicaba a los profesores con grandes argumentos como que eso era discriminatorio y después me quedaba tan ancha. Esto en un colegio de monjas más o menos lo tenían reprimido, pero cuando llegué al instituto, público y en el sur, la cosa fue incontrolable.

Recuerdo un 8 de marzo en una clase de historia, yo debía tener 13 años, recuerdo que el profesor, con toda la buena intención del mundo empezó a hablarnos del origen del día de la mujer, las versiones: el incendio en la fábrica textil en Nueva York o la marcha organizada por un sindicato de costureras y terminó diciéndonos que éramos unas afortunadas.

Todo esto es cierto, somos unas afortunadas y nuestra situación no tiene nada que ver con la que vivieron ya no nuestras abuelas, sino mismamente nuestras madres, pero el error fue el intentar convencernos de que estaba todo hecho. En la universidad volví a recibir alguna de estas dosis de conformismo enlatado... y como no podía ser de otra manera al empezar a trabajar recibí un zarpazo de realidad.

Zarpazos de realidad que día a día se van superando gracias a que no nos rendimos, a que no pensamos que está todo conseguido. Zarpazos de realidad que superamos porque no estamos solas, porque hay muchos hombres que nos apoyan férreamente. Y, por supuesto, zarpazos de realidad que vamos superando porque tenemos un Gobierno, socialista, sensible y comprometido firmemente por la igualdad. Los socialistas no nos hemos conformado con nombrar el artículo 14 de la Constitución lo hemos desarrollado en leyes, la Ley de Igualdad, La Ley de Medidas de Protección Integral contra la violencia de género y ahora la Ley de Igualdad de Trato.

Hoy es 8 de marzo, un día reivinidicativo pero también un buen día para echar la vista atrás y ver todo lo que hemos recorrido, aunque sólo sea para coger el impulso necesario para continuar con la lucha.

lunes, 7 de marzo de 2011

A 110. Lo peor de nosotros mismos.

Hoy, a partir de las 6 de la mañana se empezó a aplicar el nuevo límite de velocidad sin embargo, la demagogia empezó el día en que conocimos la medida. Es cierto que no es la medida más popular del mundo, máxime cuando hay voces que reclamaban subir esa velocidad máxima a 140, pero las circunstancias tampoco son las más populares que podemos imaginar.

En estos días hemos escuchado de todo, las previsiones de reducción del consumo han ido desde el 15% a quien llegó a decir que los coches pasaban más tiempo en la carretera y, por tanto, gastaban más. (Esto último, con una lógica de parvulario aplastante). Hablamos de medias, habrá coches que reduzcan su consumo en un 20 por ciento, y otros que sólo lo harán en un 5, pero al final es el global lo que importa. Y el global de consumo se reduce. De todo esto habla muy bien Ignacio Escolar en su blog. Pero no es ahí a donde quiero llegar.

La medida de los 110 ha puesto de manifiesto lo peor de nosotros mismos. Se ha extendido un, burdo rumor, como diría Krahe que dice que esto el Estado lo hace "por recaudar", los buenos de Intereconomía ya lo llevan al extremo "si circula a 120 km/h, Zapatero se queda con 100 euros". Lo primero es que, por supuesto que no lo hace por recaudar, si quisiera recaudar haría justamente lo contrario, subiría el límite de velocidad a 160 y haría caja con los impuestos sobre hidrocarburos y, lo peor de todo, que es que aunque nuestra balanza de pagos se inclinaría tanto que sería complicado volver a estabilizarla, la medida sería mucho más popular. Y lo segundo, algo mucho más profundo, el Estado no es un señor con antifaz negro, camiseta de rayas y una bolsa al hombro con el símbolo del dollar, el Estado somos todos. Y todo aquello que se recauda en multas a quienes estaban poniendo en peligro la seguridad de todos, entra en la caja común.

Es una medida provisional, que sin embargo, tiene carácter de permanente en otros países. En el Reino Unido, en Estados Unidos, en Noruega, en Rusia y no pasa nada. Llegan igual a sus destinos y no se producen las aglomeraciones del siglo. Entre otras cosas porque en las retenciones es un milagro si se superan los 30 kilómetros por hora.

Y ya lo último, el premio a la idea peregrina, va para mi amigo Fernando Alonso por "A 110 kilómetros por hora es difícil mantenerse despierto" y me pregunto yo, ¿A qué velocidad conduce este hombre en los tramos urbanos? porque si a 110 se queda dormido no sé que le pasará a 50 y hace que me preocupe. entre otras cosas, porque menudo ejemplo... Aunque pensándolo bien, no sé de qué me sorprendo viniendo de alguien que tiene su residencia fiscal en Suiza.

A este hombre habría que recordarle alguna cosita, como por ejemplo, el número de muertos que se producen en las carreteras (incluidos los atropellos) por saltarse los límites de velocidad y ya que estamos, que sería un buen ejemplo de patriotismo que se trajera a España su residencia fiscal, seré rara, pero las Ideas Peregrinas, con una declaración de IRPF las digiero mejor.