lunes, 29 de marzo de 2010

Paris.

Y al fin, un año y medio después, la palabra vacaciones retomó su significado. 20 años después, y con una edad más razonable he vuelto a París (esa qeu llaman la ciudad del amor y supongo que los solteros, la ciudad de la luz.

Y vuelvo encantada, vuelvo feliz pero sobre todo, vuelvo como se debe volver de estos viajes... con cosas pendientes para que repetir sea imprescindible, pero con suficientes vistas para evitar los tres días de agujetas posteriores.



Y es que es así, París es maravillosa pero enorme. Estar cerca significa que sólo lleva 40 minutos andando y además, como todo es tan grande y tan alto, pues todo se ve perfectamente desde donde estás y todo parece que está "ahí"... pero en París ahí significa allá. Y no obstante, vale la pena ir andando, porque cada vez que te despistas del camino encuentras algo bueno que vale la pena ver. Algo que te pide a gritos que le saques una foto.

Pese a que es una capital turística, se come muy bien. (siempre y cuando no te salgas del círculo especialmente turístico) ya que aunque resulte extraño es donde más compentencia se hacen y donde más salida tiene toda la comida. Montmatre, por ejemplo, es un sitio maravilloso para comer.

Y bueno... no hablemos de la repostería... casi una obra de arte... eso sí, a 10 euros por barba.



En fin, un viaje inolvidable y necesariamente repetible... está claro, esto es lo mío. Pasado más...

martes, 23 de marzo de 2010

Oposiciones: un mundo aburguesado.

El primer examen de mis oposiciones supuso toda una revelación para mí, y no sólo porque era el día en que me empezaba a jugar un año de tortura sino porque vi un ambiente que no era, en absoluto, el que esperaba.

Siendo franca, me esperaba un conjunto de, perdonadme que recurra al mito "clásicos empollones" y me encontré un montón de "niños de papá" y eso, me hizo pensar.

Pensemos: una oposición, normalmente, implica entre un año (si eres un crack) y ocho si te das a notarías o judicaturas en el que te encierras en tu casa y te dedicas a absorber conocimientos cual esponja. Todo lo que haces es con vistas de futuro, pero la productividad en el presente es cero.

Unas oposiciones implican incertidumbre, cuando empiezas a prepararlas no sabes cuántas plazas van a sacar, ni siquiera si sacarán plazas. No sabes cuánta gente se presentará. y aunqeu todo eso vaya bien... te lo juegas todo a una carta y no sólo una, sino varias veces. Cada examen al que te presentas es una partida de ruleta rusa, un simple resfriado puede echar por tierra un año, dos o tres de intenso trabajo y todo, va en el pack de ser opositor.

No hay muchas familias que puedan soportar la carga de sostener a un hijo estudiando hasta los treinta, yendo a unas academias de oposiciones que cuestan entre 125 y 300 euros al mes.... y trabajar y sacarse una oposición al mismo tiempo es algo que, por experiencia os digo que es un infierno.

Así que gracias al sistema educativo que, como no, lleva el sello socialista. Un niño, haya nacido donde haya nacido tiene asegurado que tener un título universitario no va a depender nunca del número de ceros qeu tengan sus padres en la cuenta corriente, sino de cuan alto aspire a llegar y cuanto esfuerzo esté dispuesto a hacer.

Pero, no está todo hecho y, como os decía, muchas veces hay que estar en un mundo para ver qué hay en él y, probablemente, este sea un nuevo reto. El reto de qeu las Administraciones Públicas, sobre todo en los grupos más altos, también se llenen de gente que provenga de familias humildes. Porque sólo así se cumplirá aquello que dice la constitución de igualdad, mérito y capacidad.

Ricos y pobres.

En mi casa, los yogures se clasifican en dos categorías: Los ricos y los yogures a secas. Los yogures ricos son...los que tienen frutitas, son de sabores extraordinarios o vienen en esos botecitos monos que acaban convirtiéndose en un estorbo pero que da pena tirarlos. La verdad es que un yogur natural simple o al que le echas miel... también puede ser rico pero el pobre nació en la otra categoría y morirá en ella, injusticias de las clases sociales de los yogures. Aunque siempre nos quedará un consuelo, los ricos acaban aburriendo, los otros no. (Consuelo barato he de decir, pero consuelo al fin y al cabo.



Lo cual me recuerda la gran frase de mi padre tras una buena "papatoria" : "Qué bueno es ser Rey. A lo que siempre les sigue un... claro, ellos comen de lo de los pobres y de lo de los ricos. Y volvemos otra vez al clasismo de los alimentos, porqeu está el salchichón rico y el salchicón "del barato" (si hombre sí, ese qeu tiene un rosa qeu sirve para teñir con una loncha todas las sábanas de la casa). Las chuletas de cerdo de primera y las de segunda, la chuleta y el chuletÓN.... y terminamos con un.. pero los ricos también comen huevos fritos con chorizo.

Lo que está visto es que los consuelos no se nos acaban, somos una fuente ilimitada de consuelos baratos (vaya, otro clasismo)y hasta entonces, siempre nos qeudará soñar con que nos toque la lotería (incluso aunqeu no juguemos, que es lo más gracioso del asunto) o... rezar para aprobar la oposición, que me han dicho.. que es lo más parecido a la lotería que puede tocar un mortal. (y ahora que lo pienso... será otro consuelo?)

Temo que haberme comido un yogur "rico" me ha afectado...Ideas peregrinas...

jueves, 11 de marzo de 2010

Casi funcionaria.

:) Estoy feliz. y la verdad es que es lo máximo que se puede decir en esta vida.
Ya os dije que el tercero fue muuuuuy dificil, bueno, pues la parte muuuuuuuy dificil la he pasado. Nos lo han dicho hoy, así de simple, has pasado :).

En breve me mandarán leer el tema que escribimos, la segunda parte del examen, delante del tribunal y tras eso.. le quitaré el casi al título.

Como os dije el día antes.. y viendo que no he fallado. Creedme, esto es DE TODOS Y DE TODAS. Muchísimas muchísimas gracias.

martes, 9 de marzo de 2010

El día de la mujer según San Blas.

Como cada 8 de marzo, ayer se conmemoró el día de la mujer. Ese día en que los colectivos salen a la calle a reivindicar la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, la obviedad de que por un mismo trabajo se debe cobrar lo mismo o, por ejemplo, la necesidad de que la mujer esté presente en todos los centros de decisión. Viendo estas reivindicaciones, más que el día de la mujer habría qeu llamarlo del día de la perogruyada pero, por desgracia, tantos siglos después sigue siendo necesario.

Lo que está visto es que hay tantas injusticias como maneras de celebrarlo, desde repartos de flores a manifestaciones, como la de ayer en Madrid por la calle Atocha. Cualquier, o casi cualquier acto vale para expresar nuestra voz, para hacer visible una realidad que no podemos dejar oculta bajo la excusa del conformismo.

2010 ha empezado como el año de la libertad de la mujer, con la aprobación de la nueva Ley de Interrpción Voluntaria del Embarazo. El Gobierno Zapatero ha cumplido con su promesa y con el compromiso que se mantiene firme gracias a un Ministerio exclusivo y a una magnífica y joven ministra que es Bibiana Aído.

Pero claro, no todo el mundo lo ve así. Hubo quien celebró anticipadamente el día de la mujer con una marcha en contra de esta Ley, llamándonos nada menos que Asesinas a quienes la defendemos. Me resulta una curiosa celebración, pero, como bien dijo Leire Pajín, lo respeto aunque no lo comparto.

Y lo cierto es que, lo que ya ni comparto ni respeto es la "gran celebración" que ha hecho la Xunta de Galicia. En primer lugar suprimiendo el Servicio de Igualdade (en su política de "acertado" recorte presupuestario) y en segundo lugar con este bonito acto que acabó con Javier Guerra (conselleiro de economía) disfrazado de "mujer de limpieza" o Beatriz Mato de "hombre de negocios". Y es qeu parece que el Partido Popular todavía no se ha enterado de qué va esto de la igualdad, que no se trata de convertir a los hombres en mujeres ni a las mujeres en hombres sino de que ambos, sin perder su identidad, no tengan limitaciones a la hora de ser lo que deseen. Claro, que en parte lo entiendo, para los socialistas la igualdad es una convicción profunda, para estos populares es tan sólo una obligación marcada por el calendario.



La verdad es que para esto y para los concursos de repostería y de costura que se hicieron en Chamberí, casi mejor señores del PP no hagan nada. Que en temas de igualdad motivos de queja ya nos sobran.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Bórreme a mi de joven..

Temo que, como dicen los ingenieros, algunos estén en esa situación de que los árboles no le permitan ver el bosque eso, o abiertamente, han decidido tomarnos el pelo.

Ayer el amigo de los trabajadores, y todos sus secuaces de la CEOE anunciaron su medida estrella para acabar con el paro. La revolución de los contratos, -uno de estos productos tan bajos en calorías que al final te acaban matando de inanición- un fantástico contrato para jóvenes hasta 30 años que:

- NO daría derecho a prestación por desempleo
- NO daría derecho a indemnización por despido
- duraría entre seis meses y un año y
- NO comportaría cotizaciones empresariales a la Seguridad Social.

Ah! y lo mejor de todo, sueldo.. el salario mínimo. (ya sabéis, ese que está demasiado alto y que el Gobierno debería bajar en lugar de como viene haciendo desde 2004 subirlo hasta alcanzar una cuantía europea.

Y claro que sí, estoy segura de que con estas medidas bajará la tasa de desempleo, lo que no entiendo es cómo aún no se les ha ocurrido ofrecernos que trabajemos gratis... es el plan perfecto, la tasa de desempleo se quedaría en cero. Ironías a parte, creo quee sto ya es lo último que a los jóvenes nos queda por escuchar.

Hartos de no poder independizarnos hasta los treinta porque los pisos están por las nubes y los contratos temporales actuales no nos dan la seguridad suficente para coger las maletas e irnos de casa, ahora nos proponen esto, ni paro ni seguridad social ni indemnización por despido. PAra esto, mire usted.. bórreme a mi de joven que no me sale rentable.

Señores de la patronal, el objetivo no es reducir la tasa de paro, es dar empleo y mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, permitirles una vida mejor. Y lo que no van a conseguir, es colarnos el gol de legalizar el mercado negro de trabajo con la excusa de vender una cifra de paro menor.

Por suerte estos señores, sólo son una confederación de empresarios que ni siquiera, representan a la totalidad de los empresarios de este páis y por suerte, tenemos un gobierno qeu no está dispuesto a ceder ni uno sólo de los derechos de los trabajadores. El escenario contrario.. ese, no me lo quiero ni imaginar.

martes, 2 de marzo de 2010

JASP Jóvenes aunque sobradamente preparados.

En un comentario me pedían mi opinión sobre si una persona joven que aún no ha terminado la carrera debe ser concejal en el ayuntamiento de Vigo. Mi respuesta es un sí rotundo. Por supuesto que puede ser concejal o concejala, y ya no sólo porque las reglas democráticas son así sino porque, de hecho, creo que puede hacer una gran labor.

Afirmar lo contrario sería tanto como admitir que para ser un cargo público es imprescindible tener un título universitario, algo a lo que yo me opongo frontalmente. Lo más importante para desempeñar un cargo público es tener sentido común, ser cabal en las decisiones y algo fundamental, saber escuchar. Ninguna de esas tres cualidades tienen porqué residir en un titulado universitario ni porqué no residir en alguien que no lo sea.

Una vez despejada esa incógnita nos queda la segunda, aquella que duda de que un joven pueda ser un buen cargo público. Pero el argumento aquí es el mismo, los cargos públicos lo son las personas, para mí la edad no es una cuota, no es un atributo evaluable. Y si bien es un hecho que tiene menos experiencia, aplicando esa misma regla de tres, también, está menos corrompido por el sistema.

Un buen cargo público es aquel que está al servicio de los ciudadanos, no aquel que tiene muchos títulos colgados de su pared ni que pone muchas velas en la tarta de su cumpleaños. Si generalizar, en general es una mala idea, aquí todavía lo es peor.. y sino nos encontramos con esos megafichajes de Pizarros de la vida que acaban siendo un estrepitoso fracaso.

Ahora bien, asumir una obligación de este tipo conlleva consecuencias y cargas, implica que durante los años de mandato difícilmente podrá terminar la carrera (porque no tendrá tiempo material) implica renunciar a su formación personal por el interés público. Y eso es algo que yo, egoístamente,no haría pero que no deja de ser una opinión muy personal, entre otras cosas, porque soy consciente de que no sería capaz de dejar de lado ninguna de las dos cosas y me acabaría costando la salud y la vida.

Así que la respuesta es sí, yo le doy un voto de confianza, yo creo que lo puede hacer muy bien, creo que tiene la oportunidad de cambiar el fondo de la rancia política del PP en Vigo, de ser una voz de centro-derecha en un murmullo de dura derecha. Lo que haga no dependerá de su expediente académico ni de su fecha de nacimiento, dependerá de sus dotes como concejala y ninguno de esos dos indicios son suficientes para negarle la oportunidad de demostrarlo.