domingo, 5 de julio de 2009

Las fiestas del Orgullo 2009

Para todo hay una primera vez, y mi primer Orgullo ha sido este. Había oido hablar mucho de él, había visto imágenes en la tele y fotos.. pero, no es lo mismo.

El jueves disfruté de la fiesta a pie de calle. Una fiesta callejera donde la edad media debe rondar los 30, un montón de gente joven con ganas de disfrutar y de pasarlo bien. Carlos Encisa y yo disfrutamos como cosacos, bailamos en medio de la calle, gritamos un a quién le importa, y dos y tres..

Es una fiesta definile como feliz. la gente es feliz, sonríe, se ríe, baila con desconocidos, canta en escenarios donde no han sido invitados. y... todo el mundo es feliz.

Es cierto que los pobres habitantes de Chueca tienen un fin de semana de infierno.. pero también es cierto que fueron 1.500.000 personas las que estuvieron disfrutando de este día que hacía un año que llevaban esperando y... aunque es un sacrificio, no es menos cierto que la balanza se inclina hacia un lado muy concreto.

Ayer fue la manifestación, el día grande, el día en que se ve a gente disfrazada, a marineros de la Navy, a los clásicos duros con tachuelas en los cueros... deshinibición total, grandes tacones con un minishorts de colores, damas de cuento....

La primera parte, hasta Gran Vía, tuve la suerte de ir en el bus del PSOE, y os aseguro que sólo por ver las mareas de gente a lo lejos ya vale la pena ir, la ilusión con la que te miran, lo que te gritan...

La segunda parte, desde Gran Vía a Plaza de España estuve echando una mano apartando gente y .. os diré que fue donde mejor me lo pasé. Los actos bonitos son eso, bonitos.. estar de palmera está muy bien y salir en las fotos pues.. también, pero currar bajo el sol y sentir de primera mano a la gente eso... eso no tiene precio.

Es el mal de la organización ese que algunos llevamos dentro, ese que nos hace recorrernos un pabellón ochomil veces corriendo en las dos horas previas de un acto, sentarte cuando todo acabó y ver qeu todo salió bien y.. que te quede esa sonrisa en la cara que sólo nosotros entendemos. Luego te dicen cosas como.... tú vales más que para trabajo de chapita.. a lo que le respondes.. es una pena que no lo entiendas... no sabes lo que te estás perdiendo.

En fin, fui feliz y sino, juzgad por mi sonrisa.



Es increíble.. te dedicas a apartar a la gente y en vez de gruñir... que suele ser la respuesta habitual, bailan contigo, se sacan fotos a tu lado, te dan agua, te ayudan.. te piden perdon...

Realmente, si Madrid tiene algo que vale la pena, algo que hay que ver, que hay que saborear, que hay que disfrutar.. son sin duda las fiestas de Chueca, las fiestas del Orgullo. Además del importante trasfondo social tienen una alegría y un colorido que nada de lo que he visto hasta ahora.. se puede comparar.

1 comentario:

Gracias por animaros, porfa sed descriptivos en quienes sois. :)
Y plis... vale que no querais decir quien sois, pero inventaos un nick... y utilizadlo, sino es un lío :P